Fue el primer médico dedicado formalmente a la salud pública, promovió la medicina preventiva y logró la creación de la Subsecretaría de higiene y salud pública en 1922, que se convertió en el Ministerio de Salud y de la cual fue el primer encargado. Higienista, educador y humanista, publicó más de 70 contribuciones científicas y divulgativas por su iniciativa e intervención. Durante su carrera se estableció el primer laboratorio de salud pública, se abrieron las clínicas antivenéreas, se promulgaron más de 70 leyes y decretos sobre higiene y salud, por ejemplo, la Ley de Protección de la salud pública, de 1923, que constituye el primer código sanitario de Costa Rica; en 1924 se promulgó la ley que creó el actual Instituto Nacional de Seguros y en 1926 la Ley de ofidismo, que algunos consideran la primera en América. Se graduó de médico en Suiza en 1915; se especializó en higiene pública en el Hospital Johns Hopkins, Estados Unidos, y se incorporó en la Facultad de medicina de Costa Rica en 1916. Fue el organizador y jefe del Departamento sanitario escolar, presidente de la Junta de Educación de San José, profesor de higiene, presidente de la Facultad de Medicina, epidemiólogo de la Oficina Sanitaria Panamericana, presidente de la Liga Oficial contra la tuberculosis, profesor de anatomía de la Universidad de Costa Rica y médico del Hospital Manuel Chapuí y del San Juan de Dios. Fue director asistente y director del Departamento de anquilostomiasis de la Fundación Rockefeller. Recibió numerosas distinciones y fue declarado Benemérito de la Patria en 1978.