Médico cirujano graduado en la Universidad de Boloña (Italia), especializado en Dermosifilopatía  en el Hospital de Santa Orsola de Boloña y en Nueva York,  nació en Atenas y murió en San José. Se mantuvo aislado en un hospital por más de 40 días, cuidando a las víctimas de la mortal epidemia de la influenza española que azotó Italia. Por ese servicio, la Cruz Roja Internacional y después la Cruz Roja Costarricense lo nombraron miembro honorífico vitalicio.  Desde que llegó de Italia, en 1918, hasta su muerte en 1966, todos los domingos abría su consultorio en Atenas exclusivamente para atender a pacientes pobres (sobre todo cuando no existía aún el Seguro Social). Después de su retiro, trabajó voluntariamente en el cuidado de los pacientes del Salón Azul del San Juan de Dios, que eran ancianos enfermos crónicos o abandonados por sus familiares.

            Ejerció en el Hospital San Juan de Dios por más de 40 años. Además de cirujano fue jefe del Departamento de Medicina Tropical y Dermatología. Ocupó en varias ocasiones interinamente la dirección y tuvo a su cargo a los médicos internos. Fue miembro de la Junta Directiva del Hospital y de la Junta de Pensiones. Fungió como director general de Asistencia del Ministerio de Salud, miembro de la Directiva y después Presidente del Sanatorio Durán, médico jefe del Sanatorio de las Mercedes; activo reformador de las condiciones sanitarias y sociales del llamado leprosario, médico consultor del Instituto Nacional de Seguros, miembro y residente de la Liga Social Antivenérea.  De la Caja Costarricense de Seguro Social, fue el primer director médico y un pionero de la aplicación de los sistemas de medicina social; visitó numerosos países para conocer sus experiencias y adoptarlas a Costa Rica.  Con el fin de descongestionar las instituciones hospitalarias, propició el establecimiento de consultas externas. Fue también profesor y director en la Escuela de Enfermería; se empeñó en mejorar sus programas de estudio y la educación integral. Atrajo a las comadronas empíricas de la zona rural para mejorar sus conocimientos, convencido de que el país las necesitaba. Dio clases de ciencia sanitaria en el Liceo de Costa Rica e incluyó en su programa aspectos de educación sexual, materia que mantuvo aún en los años en que se plantel fue coeducacional.

            Sirvió de voluntario en la Unidad del Cuerpo de Bomberos de San José por muchos años y tuvo el grado de Capitán Médico. Fue miembro del Servicio Nacional de Electricidad, ente controlador de la Bond y Share, compañía dueña del servicio de electricidad público antes de la nacionalización. Diputado de la Asamblea Legislativa para el período 1936 y 1940, luchó mejorar los hospitales y la atención médica al trabajador en los contratos bananeros que se discutían en la época. Fue munícipe de la provincia de San José y miembro de la Liga Cívica. Participó del Grupo Aprista, fundado en Costa Rica por Haya de la Torre.

             Algunos de los cargos relacionados con la medicina y la docencia fueron: presidente del Colegio de Médicos en dos oportunidades, miembro del primer Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica, de la Unión Médica Nacional, que posteriormente lo nombró miembro honorario, la Asociación de Dermatólogos de Argentina, la Sociedad de Dermatólogos de Latinoamérica, del grupo de Estudios Médicos Moreno Cañas, decano de los Dermatólogos de Centroamérica y el Grupo de Médicos graduados en Italia.       Fue fundador y presidente de la Societá Dante Aligheri y honrado con un diploma de Bennemerenza de dicha institución; además de la Orden del Mérito en el grado de Comendador. En febrero de 1964, la Caja le otorgó una medalla y un pergamino por sus servicios. La ciudad de Atenas dio su nombre a la calle frente al palacio Municipal y la Unidad Sanitaria también lleva su nombre.