Médico que contribuyó significativamente en varios campos. Miembro fundador del Protomedicato de la República, al cual se integraron en 1858 los profesionales Nazario Toledo, Bruno Carranza, Lucas Alvarado, Andrés Sáenz y Manuel María Esquivel, considerada la primera directiva del actual Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica. Originario de Guatemala, en 1835 llegó a Costa Rica para ser uno de los  primeros médicos establecidos de manera definitiva en 1838, año en que comenzó a prestar servicios en el hospital y en el leprocomio. Se encargó de instruir a la población para prevenir el cólera; participó en política y fue diputado en varias ocasiones, presidente del Congreso en 1838 y presidente de la Asamblea Constituyente en 1846 y 1847. En 1849 fue ministro representante de Costa Rica en su país de origen; en 1850 se le designó Ministro de Instrucción Pública, posición en la que estuvo a favor de impulsar el sacerdocio y una mayor dotación de profesores y aulas. Fue profesor y rector del Colegio que más tarde sería la Universidad de Santo Tomás, desde 1852 hasta agosto de 1859: en 1837 inició los cursos formales de filosofía y el curso completo de medicina, cuya duración se fijó en cuatro años; en los primeros años de estudio de medicina enseñaba cirugía, por lo que en 1850 se dispuso que en el Lazareto y en la cárcel se prepararan espacios que sirvieran de anfiteatros para operaciones y autopsias. Como profesor de medicina participó en la formación de uno de los primeros médicos graduados en Costa Rica, Cirilo Meza. En 1840, cuando se consolidó la Facultad de Medicina con un currículum de cinco años de duración, fue electo primer vocal de la directiva.  En 1856 fue enviado a Chile en busca de financiamiento para la guerra contra los filibusteros. Tras la caída del gobierno del Presidente Mora, se fue a Guatemala de manera definitiva.