Pintor costumbrista y masón, de origen español. Empezó decorando abanicos, actividad que se percibe en una serie de pinturas de flores y temas alegóricos elaborada posteriormente. En Sevilla colaboró en periódicos como El abanderado y El baluarte. Fue miliciano voluntario y delegado representante del Comité Provincial ante el Comité Municipal de Coalición Republicano. Estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Sevilla mientras trabajaba de ilustrador en periódicos e impartiendo lecciones particulares de dibujo. A este período corresponde su óleo La miga. En 1889-1891 participó en los Certámenes científicos, literarios y artísticos de Sevilla y en 1890 obtuvo la Medalla de Oro en la Exposición Universal de París por un retrato de cuerpo entero. A raíz de este suceso, la Legación de Ecuador le concedió el honor de fundar academias de Bellas Artes en Cuenca y en Guayaquil. Al año siguiente se trasladó a Nerva, España. Fue juez calificador en el Certamen científico, literario y artístico del Ateneo de Excursiones de Sevilla y miembro de la Academia de acuarelistas. Viajó a Ecuador en 1892, donde se dedicó a ejecutar retratos de carácter oficial, obras del género histórico y costumbristas, por ejemplo, su célebre cuadro La fiesta de la cabeza, de la Colección del Banco Central de Costa Rica, y Niña ecuatoriana. En 1896, cuando viajaba de Ecuador hacia México, Ricardo Fernández Guardia lo invitó a quedarse en Costa Rica para crear la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1897, de la que fue director por cuarenta años. Organizó el movimiento teosófico al crear la Logia Virya, de la que derivó la Logia Dharana, que presidió Roberto Brenes Mesén; de la primera dirigió entre 1905-1915 la revista Virya. En 1914 pintó el óleo Con las glorias se van las memorias y en 1942 su Autorretrato. Su labor fue reconocida tanto en Costa Rica como en España y Ecuador con varias medallas y nombramientos honoríficos.