Escritora y educadora; utilizó el seudónimo de “Blanca Milanés”, con el cual publicó un libro y escribió otras cuatro obras inéditas. Se encargó de confeccionar un nuevo pro­grama para la enseñanza del dibujo, declarado oficial para las escuelas primarias del país. También tuvo a cargo la capacitación de las maestras mediante conferencias, lecciones y demostraciones en esa área; fue nombrada directora técni­ca de la enseñanza de dibujo de todas las escuelas del país.  Junto con otros pintores, organizó exposiciones en el Teatro Nacional con el fin de divulgar la pintura nacional. Obtuvo el título de Idoneidad de dibujo y laboró diez años como maestra de esa materia en  escuelas de San José. En 1935, durante la pri­mera exposición centroamericana de artes plásticas, realizada en Costa Rica, ganó la Medalla de Oro de los Artistas Nacionales por su cuadro La muchacha campesina; en 1952 ganó el premio por el dibujo de la carátula para el libro de Ángela Acuña, La mujer costarricen­se a través de cuatro siglos.