Discípulo de Harrison Nathaniel Rudd, en su época fue considerado uno de los fotógrafos más importantes del país. Estableció estudios fotográficos en Heredia y en San José, donde también tenía una oficina de préstamos sobre prendas.

En 1890 compró “Las Artes”, tienda donde vendía material y equipo fotográfico.

Realizó principalmente fotografías de paisajes, aunque también las hacía de zonas urbanas y comerciales. Además, colaboró como fotógrafo oficial y viajó por el país en giras presidenciales lo que le permitió tomar fotografías de muchas localidades.

También era pintor y en sus fotografías pintaba personajes.