Periodista, librero, escritor y empresario, secretario de la Sociedad de trabajadores el progreso en 1891. Cuando esta se disolvió, donó los libros para constituir la biblioteca pública de Cartago. Utilizaba el seudónimo “Emma” en los artículo periodísticos. En 1880 fue redactor de La verdad y de El josefino, con Eduardo Fournier, edición quincenal que se imprimió en la imprenta La lira y la que estuvo al servicio de los estudiantes. En 1908 editó el cuadernillo Fábulas y fabulillas de Juan Garita. Durante los últimos años, fue colaborador del diario católico La época que en dos ocasiones cambió de nombre (La verdad y Nueva era); fue director también del periódico El sol en 1910.

.