Fue protagonista activo de los acontecimientos políticos en la época de la independencia centroamericana de España. Nació en el Puerto de Santa María de Cádiz, España. Fue comandante del batallón provincial de Costa Rica encargado en 1812 de pacificar el Partido de Nicoya; por algunos meses desempeñó el puesto de Teniente de Gobernador. En el período de la independencia, se convirtió en Jefe Político Patriótico; renunció cuando el Ayuntamiento de San José juró la “independencia absoluta” contras los acuerdos tomados en Cartago, antigua capital colonial. En 1822 tuvo que entregar los poderes al capitán Salvador de Oreamuno para que se encargara de sus asuntos en Costa Rica y se trasladó a Nicaragua donde transcurrió los últimos años de su vida.