Escultor, pionero de la talla directa en piedra; pintor, militar y político, inventor, escribió versos, experimentó con las primeras cámaras fotográficas y las “linternas mágicas” en Costa Rica, masón.  Nacido en Heredia, obtuvo un Diploma de Bachiller en Filosofía de la Universidad de Santo Tomás. Por causas políticas fue expatriado en 1858. Fue aprendiz del italiano Francesco Fortino y el francés Bigot, dos artistas que vivían en San José; con el primero trabajó de aprendiz, a la usanza de la antigua tradición renacentista y no de manera anónima, como se acostumbraba en los talleres imagineros. Antes de la talla directa en piedra, esculpió algunas obras no religiosas, inspiradas en la mitología clásica griega aunque con la técnica propia de la tradición imaginera, es decir, a la manera en que se esculpían tradicionalmente los santos. De 1862-1872 es el período en el desarrolla casi todas su obra escultórica e inicia la talla directa en piedra sin abandonar su  interés por lo religioso. A partir de esta década, abandonó casi por completo el oficio de la escultura. En 1876 diseñó y construyó el Fortín y su casa, la Fortina, en Heredia, uno de sus proyectos arquitectónicos junto con la intervención de la cúpula de la Catedral de Alajuela.  En abril de 1870 participó en el golpe contra el presidente Jesús Jiménez y por el que tomó el poder el militar Tomás Guardia, quien lo nombró Comandante y Gobernador de Heredia. Entre 1882 y 1892 nuevas causas políticas lo llevaron por segunda vez al exilio: vivió en varios países de Centroamérica, trabajando como militar en varias comandancias de cuartel. Un decreto de 1885 le quitó el grado de general de división y lo expulsó del Ejército. En 1894 fue candidato del Partido Agrícola, de oposición al gobierno; después de las elecciones, por tercera vez, Fadrique Gutiérrez fue expulsado del país. Vivió en El Salvador; al regreso, se le impidió vivir en Heredia o Alajuela y en 1897 fue confinado por el presidente Rafael Iglesias Castro a vivir en Esparza.