Músico y compositor, que dio una contribución notable al desarrollo musical de Heredia y otras ciudades. Estudió en la Escuela de Música Militar de Heredia, bajo la dirección del maestro Octavio Morales; se dedicó a organizar orfeones, estu­diantinas, coros y otras agrupaciones, como el conjunto de veinte músicos llamado Lira herediana, el orfeón Zelmira Segreda, de notables actuaciones y constituido por su propia iniciativa; lo mismo que la escuela de música Delia María, el Centro coral y el Coro de varones, con­juntos que funcionaron bajo su dirección. En 1911 fundó una filarmonía en la ciudad de Grecia cuyos discípulos, años después, integraron las mejores orquestas y bandas militares de la República. Figuró entre los músicos de la Banda Militar de Heredia durante quince años, que dirigió posteriormente, entre 1938 y 1939. Fue también docente en la Escuela Normal y en escuelas prima­rias, especialmente de Heredia. En su cargo de maestro de capilla enriqueció la música religiosa con gran cantidad de composiciones. Una misa suya de Réquiem, Exaudi", que en su responso final, "Liberai me Domine", se escucha el "Duelo de la Patria", es preferida en funerales solemnes y ha merecido los mejores elogios, lo mismo que su Misa de réquiem A las víctimas del Virilla. Algunas de sus composiciones fueron laureadas con primer premio, medalla de oro, en concursos musicales, entre ellas un “Himno euca­rístico” que compuso con motivo del congreso eucarístico celebrado en Here­dia en setiembre de 1921 y una “Alegre gaviota”, que premiaron en un concurso musical herediano celebrado en 1913.