Geofísico costarricense de origen español, que inventó el “órgano Coronado”,  descubrió las ondas Merino e instaló los primeros mareógrafos en México. Intentó la construcción de un sismógrafo electrónico y formó parte de las comisiones científicas enviadas por la UNAM a Costa Rica para estudiar la actividad del volcán Irazú en 1963 y del volcán Arenal en 1968.  Bachiller del Liceo de Costa Rica, licenciado en ciencias por la Escuela de Ciencias de Costa Rica (1932) y doctor en geofísica por la Universidad de Tulane, Estados Unidos. Director del Instituto Físico-Geográfico Nacional que luego se transformó en el Servicio Meteorológico y Sismológico Nacional (1941-1948). Profesor de química y física aplicada en la Escuela de Agronomía, química analítica de la Facultad de Ciencias, cosmografía y geofísica en la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Costa Rica. Sus vínculos con el Partido Vanguardia Popular y su participación en las brigadas de choque de este partido en la guerra civil de 1948, lo llevaron al exilio y pasó el resto de su vida en México donde fungió como profesor e investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma (UNAM) y el Instituto Nacional de la Investigación Científica. Colaboró con el establecimiento de las carreras de ingeniería acústica e ingeniería geofísica en el Instituto Politécnico Nacional de México.