En sus ensayos critica la mediocridad del ambiente costarricense y pone en duda los mitos que sostienen la ideología nacional. La ruta de su evasión, su novela más importante, propone una visión novedosa del quehacer literario, gracias a la ruptura del orden lineal de la narración, el tratamiento de los espacios como proyección de la interioridad del personaje y la importancia del propio lenguaje. A la vez, trata los temas de la incomunicación y la violencia en la familia con lo que alude, indirectamente, a la realidad social violenta. En otros relatos, como “Valle alto”, logra una atmósfera asfixiante que recuerda los paisajes de Juan Rulfo.

            Estudió en el Colegio Superior de Se­ñoritas, y ganó una mención de honor con su ensayo "¿Qué ho­ra es...?" el que presentó para un  concurso en dicha institución. Su novela Por tierra firme fue seleccionada para par­ticipar en el Concurso de Escritores Hispanoameri­canos de la Editorial Parrar & Rinehart.