Reconocido escultor, que creó originales figuras de animales, por ejemplo, el buey y la mula de los Nacimientos, que labró con maestría, dentro de una estética americanista, propia de la “nueva sensibilidad”. A partir de los quince años de edad, ingresó al Taller de imaginería Sagrado Corazón, de Manuel María Zúñiga Rodríguez, quien lo inició en la talla de imágenes religiosas. Realizó algunas exposiciones por las que recibió varias condecoraciones, como una medalla de oro por su obra Maternidad- Danta en la VI Exposición Nacional de Artes Plásticas, realizada en San José en 1934. También impartió lecciones en el taller de artes y oficios en Santo Domingo de Heredia en 1980.